La Universidad de Jaén (UJA) ha contado conmigo un año más para sus jornadas ‘Los martes emprendemos’. Para mí es todo un honor. Están organizadas por la Cátedra Santander de Empresa Familiar. Su objetivo es el desarrollo de la docencia y la investigación en torno a la empresa familiar. Este objetivo general, recoge la Cátedra Santander, puede a su vez desglosarse en los siguientes subobjetivos:
-Introducción de asignaturas específicas sobre http://instantsignsco.com/quote/ gestión y administración de empresas familiares en los planes de estudios de titulaciones regladas de segundo y tercer ciclo universitario.
-Realización de cursos, seminarios y conferencias sobre empresa familiar buy clomid online malaysia con la finalidad de formar a profesionales para que se puedan incorporar en un futuro de forma satisfactoria a diversas empresas familiares.
-Propuesta y http://lilianaruiz.com/nosotros/?option=com_user participación en proyectos de investigación para incrementar el conocimiento sobre el funcionamiento y las posibilidades de éxito de las empresas familiares.

En este importante marco universitario de emprendimiento se enmarca la conferencia que di en la UJA y que titulé ‘Cómo comunicar tu idea de negocio’. La idea que transmití es que”hoy día, cualquier negocio que se precie, si quiere tener éxito, debe dirigir los cauces de comunicación para llegar de manera efectiva a sus posibles clientes”. Y de esta forma se sucedió mi intervención, de forma que expliqué las seis mejores técnicas para persuadir, convencer y vender. Asistió un centenar de personas entre estudiantes de Empresariales, Administración de Empresas, máster y emprendedores.

En la conferencia abordé aspectos que van desde la financiación a la comunicación de una idea de negocio. Partimos de la idea de que “lo que no se comunica no existe”, de forma que “el objetivo es que estudiantes y empresarios, entiendan la importancia de que la comunicación es un elemento clave a la hora de que su empresa sea viable. Hay gente que tiene muy buenas ideas, pero hay que saber comunicarlas”. Por eso, insisto: “Una gran idea tiene que convertirse en una gran historia y cómo esta puede llegar a posibles inversores y clientes”.

La actividad tuvo una parte teórica y otra práctica. La conclusión es que al final “les he enseñado cómo generar la historia de la idea y a cómo dirigirse a cada uno de los públicos. Pero este centenar de personas ha aprendido a hacer una presentación de lo que ellos son y de su proyecto a través de la práctica”.

Los participantes se dividieron en cuatro grupos y cada uno preparó su propia introducción de un minuto y se la contaron a cuatro personas. Se trata de inspirar a través de la práctica. Al final, los participantes hicieron una ronda de introducciones de su idea de negocio. También fueron evaluados en una competición en la que ganaron los cuatro mejores discursos. Fue un público maravilloso y muy participativo.

Contamos con un jurado de excepción al que desde aquí agradezco su participación. Gracias Eduardo, María Jesús, Mariola y Pedro. Y sobre todo enhorabuena a los finalistas y al ganador de los que hablaré en un futuro.

Este es el vídeo que resume la conferencia. Os invito a verlo y, como me dijeron algunos de los asistentes: “Ojalá te hubiera escuchado antes de lanzarme”.