Seleccionar página

Asistí el viernes a la charla que Barack Obama ofreció a trescientos líderes seleccionados de toda España. Estas líneas son un resumen de lo que aprendí.

“Si no te  gusta algo cámbialo. No lo dudes, no huyas, no te vayas. Quédate y trabaja por ello. Somos 300 líderes con un sueño que si formamos un frente común podemos cambiar las cosas más difíciles que nos propongamos”. http://light-travels.co/spicy-fish-taco-bowl/ Así presento Juan Verde a Barack Obama, 44º presidente de Estados Unidos en el marco de la I Cumbre Innovación Tecnológica y Economía Circular.

Nada más escuchar su nombre, Barack Obama entró en el escenario con el temple y la elegancia que le caracteriza. Y, cómo no, best place to buy viagra online reviews el auditorio al completo se puso de pie y le recibió con una cálida ovación. A continuación, dosis exactas de honor, respeto y emoción seguido de un silencio lleno de significado. Obama miró al auditorio tranquilo, enfocado, reflexivo y, sobre todo, encantado de estar en España. Un silencio delicioso que nos permitió darnos cuenta del momento mágico que respirábamos.

Obama comenzó su charla y disfrutamos de un líder, a través de la conversación mantenida con Juan Verde, que compartió su visión sobre el futuro, el cambio climático y la economía circular.

LAS RAZONES

Comenzó con una historia, con un por qué. Nos explicó la razón que le mueve a estar en este tipo de foros. Nos contó las razones de su convencimiento en la importancia de la economía circular. A Obama le importa el futuro de sus hijos y sus nietos y sabe que el cambio climático es la clave.

Continuamos con un análisis certero de la situación global hoy en términos de responsabilidad política y ciudadana en relación al cuidado del mundo en que vivimos. Obama lo dejó claro: “Lo verde es rentable”, ligado al desarrollo de una economía y un sistema de conocimiento que lo haga posible. Habló de la importancia de la inversión en ciencia y educación como las palancas de la competitividad. Aseguró que recortar la inversión en ciencia es un gran error.

Y todo en un mundo en el que internet nos conecta. No tenemos por qué estar de acuerdo con las realidades que vivimos. Expuso como ejemplo que China y nosotros podemos tener una opinión diferente sobre cambio climático, pero cuando se trata de hechos hablamos de lo mismo.

DEMOCRACIA Y PARTICIPACIÓN

“La democracia funciona si la ciudadanía participa, si no carece de sentido”, prosiguió Obama. “Y cuantas más personas se involucran los resultados son mucho mejores. Es normal que cuando vemos gobiernos corruptos sintamos una falta de poder y nos volvamos incrédulos y cínicos. Y debemos tener cuidado porque el cinismo es el principal enemigo de la democracia”, continuó..

“He aprendido que cuando involucras a alguien dan lo mejor de sí mismas, y es que todos, en el fondo, tenemos una voz que necesita y quiere ser oída”. “Eso no quita que nos encontremos con personas que no quieren participar”.

Obama nunca ha tenido problemas con la participación de los jóvenes, porque la clave es darles el poder, darles poder real, confiar en ellos. “Cuando invitas a los jóvenes y les explicas que este es su mundo, y que esperas de ellos su opinión, su compromiso y trabajo porque crees en ellos y confías en ellos, todo cambia”. Esto lo pone en práctica en la Fundación Obama.

Yo misma me sentí empoderada cuando fui voluntaria en los procesos que ellos llaman ‘grassroots’ en la campaña para su reelección. Él me hizo sentir importante. En mis manos estaba llamar puerta a puerta y dar el mensaje de la campaña: “ Forward”. Él nos hizo creer en nuestro poder para cambiar el mundo y hacer historia.

Obama me enseñó en la práctica que tengo el poder de cambiar el mundo. Hoy, tras escucharlo de nuevo, sé que puedo y además sé que debo. Y todo esto no es cosa mía. Debo conseguir que los jóvenes y compañeros con los que comparto mesa, salas y actividades sientan que tienen este mismo poder para hacerlo juntos.

EL CONSEJO DE OBAMA

“Estamos en el mejor momento. A veces sentimos ansiedad o adversidad. Debemos ser persistentes, pacientes, imaginativos. Todos los líderes que he admirado han reconocido que cuando mantienes la visión de un mundo mejor para los tuyos y trabajas por ello las cosas mejoran”. Así que nos invitó a hacer un mundo mejor y nos dijo que todos podemos hacerlo y que todos podemos hacer un mundo mejor.